Please click the button on the right to have your prayer intentions remembered in our daily masses and communal prayers.

Un compromiso de por vida

Llamado a Servir

Una vocación por la vida religiosa es un regalo de Dios… un llamado a dar testimonio del Evangelio con compasión, especialmente entre los más pobres del mundo. Agradecemos a Dios el llamado al sacerdocio del Diácono Gregory McPhee y rezamos por él mientras se prepara para su primera misión en Bolivia.

Sus oraciones y donativos a Maryknoll son una bendición para la obra de las vocaciones. Su generosidad nos permite nutrir el criterio de los jóvenes que están considerando la vida religiosa, y mostrarles de primera mano cómo la misión transforma vidas, incluidas las suyas propias.

Gracias por ayudarnos a darles la bienvenida a más hombres jóvenes como el Diácono Greg McPhee como misioneros de Maryknoll. Estamos agradecidos por sus oraciones y su apoyo, ya que nos inspiran a seguir vidas de servicio y compasión.

“Antes que yo te formara en el seno materno, te conocí, y antes que nacieras, te consagré.” — Jeremías 1:5

DANDO TESTIMONIO EN TANZANIA

El Diácono Greg sirvió en Dar es Salaam durante dos años. Con la vestimenta tradicional de la tribu Maasai, renovó su voto temporario con Maryknoll en la parroquia de Santa Teresa del Niño Jesús, donde los feligreses celebraron con él.

Foto Cortesía de Greg McPhee, M.M.

LLAMADO POR EL ESPÍRITU SANTO

A lo largo del año pasado, el Diácono Greg sirvió en la parroquia de Santa Ita en el barrio de Edgewater en Chicago. Siempre dedicó tiempo después de la misa para conversar con los feligreses sobre su llamado a la misión y el papel que el Espíritu Santo sigue cumpliendo en su vida.


Foto Cortesía de Greg McPhee, M.M.

El Camino al Sacerdocio

El Diácono Greg equipara su “regreso a casa” con la historia del Hijo Pródigo.

Creció en una familia católica en el norte del estado de Nueva York, estudió un año en el extranjero en la Universidad de Oxford y desde allí hizo un viaje de servicio a Tanzania, donde vio la pobreza extrema por primera vez.

Después de recibir su licenciatura en política y economía en la Universidad de California en Santa Cruz, el Diácono Greg hizo estudios de posgrado. Recibió su título de maestría de St. John’s College en Santa Fe, NM, donde se sumergió en un programa de Grandes Libros. Pero eso no lo satisfizo completamente. “Necesitaba hacer algo más práctico con la gente”, recuerda.

LA SIGUIENTE PARADA: LA ESCUELA DE DERECHO.

El Diácono Greg se inscribió en la Universidad de California en Berkeley, recibió su título y se dedicó a trabajar como abogado defensor en su ciudad de origen, Syracuse, en el estado de Nueva York. Para ese entonces ya no estaba practicando su fe. “Me había vuelto muy secular y concentrado en las cosas de este mundo”, dice.

Al mismo tiempo, el derecho tampoco le resultaba satisfactorio. “Parecía que me concentraba más en hacer que la gente fuera absuelta que en cambiar sus vidas”.

Siempre con un instinto humanitario, el Diácono Greg comenzó a hacer servicio comunitario: construyó viviendas con Habitat for Humanity, hizo trabajo voluntario con los sin techo y visitó a las personas confinadas.

Dejó el derecho y comenzó a formar a asistentes jurídicos. Fue entonces que el Diácono Greg se dio cuenta de que la fe católica de su niñez era la razón por la que quería hacer aún más.

Por medio de la oración y un encuentro con un sacerdote en Le Moyne College, el Diácono Greg divisó su nueva vocación: la misión en el extranjero como sacerdote católico. Se puso en contacto con Maryknoll y comenzó su regreso a casa y a Dios.

La oración del Diácono Greg por su sacerdocio misionero:

“Sigo queriendo ser un defensor de los que están en problemas. Pero con la guía del Espíritu Santo, espero ayudar a la gente a transformarse internamente mientras yo continúo mi propia”

Envíe una Carta o Donación por correo

Maryknoll Fathers and Brothers

P.O. Box 302
Maryknoll, NY 10545-0302
Tel: 1-888-627-9566

8:30 AM to 4 PM Horario Este

ABOUT MARYKNOLL

We are a Catholic Society of priests and brothers based in the United States. We are dedicated to missionary work overseas in over 20 countries. Additionally, we animate Catholics in the United States to follow their own baptismal call to share God’s compassion and love with the poor, the sick, and all those in need.

OUR GENERAL COUNCIL

L-R Tom O'Brien, Ray Finch, Joe Everson, Russ Feldmeier

(Fr. Tom O’Brien, Fr. Ray Finch, Fr. Joe Everson, Fr. Russ Feldmeier)

The Maryknoll Fathers and Brothers is overseen by our General Council, led by Superior General Fr. Ray Finch.

OUR FOUNDERS

L-R Tom O'Brien, Ray Finch, Joe Everson, Russ Feldmeier

(Our Co-Founders Father Price and Father Walsh)

PLACES WE SERVE

EVANGELIZATION, PARISHES, AND PROJECTS

USA

STORIES OF MISSION

(Africa) Education and Formation of African Clergy

The Maryknoll Fathers and Brothers Africa Region will provide tuition assistance to African clergy, male and female religious at institutes of higher education or specialized training. Read More

Stories of Our Global Mission

The calling of a lifetime

The life of a Maryknoll missioner is challenging, fulfilling, and deeply rewarding. Follow your baptismal call to mission by sharing God’s compassion with the poor, the sick, and people most in need.

ASSOCIATE PROGRAM

Enrich your own vocation, walk-in solidarity with people overseas, and work together with Maryknoll Missioners. We offer US priests and Brothers ordained elsewhere the opportunity to work in overseas missions.

L-R Tom O'Brien, Ray Finch, Joe Everson, Russ Feldmeier
“Go where you are needed but not wanted, and stay until you are wanted but not needed.”
– Bishop James E. Walsh, M.M.
First Maryknoll Bishop
Share This