Justicia y Valores Sociales Católicos

Cómo Maryknoll está Marcando la Diferencia

Como católicos, creemos que cada persona tiene un derecho fundamental a la alimentación, la vivienda, la educación, la atención médica y un trabajo. Creemos en la justicia social … y que las economías existen para servir a la gente, no al revés.

Hoy en día nuestros misioneros Maryknoll viven las enseñanzas de nuestra fe en casi dos docenas de países donde la pobreza está destruyendo el tejido de la vida comunitaria.

Así es como nuestros misioneros Maryknoll están ayudando: 

El Padre John Barth, M.M., regularmente entrega alimentos a sus feligreses en Sudán del Sur donde la gente está muriendo por la hambruna y las crueldades de la guerra civil. Tomando un gran riesgo personal, el padre John conduce hasta el cercano país de Uganda, donde compra tantos alimentos como puede, y después regresa a Sudán del Sur. “Quiero ser la presencia sanadora de Cristo aquí”, dice.

El Padre Dennis Moorman, M.M., dirige un programa de rehabilitación en São Paulo, Brasil, para personas que han sufrido traumas mentales severos—causados por la violencia, el abuso o accidentes. El padre Dennis dice: “Nada es más gratificante que la belleza inconfundible de la curación cuando finalmente llega”.

En Taipei, Taiwán, el Padre Joyalito Tajonera, M.M., aboga por los trabajadores migrantes que a menudo se ven obligados a trabajar muchas horas bajo condiciones abusivas. Su centro, abierto a todos, es un refugio seguro para los trabajadores que están asustados y solos. “Dejamos en claro a quienes están en posiciones de autoridad. Todo el mundo debe ser tratado con dignidad y respeto”, dice el padre Joyalito.

En el Altiplano del Perú, el Padre Robert Hoffmann, M.M., ayuda a organizar a los pueblos indígenas en su lucha contra los intereses mineros que están destruyendo tierras preciosas y recursos hídricos. “Todo ser viviente aquí está contaminado”, dice el padre Robert. “Depende de nosotros responsabilizar a la gente por lo que han hecho”.

pht-cause-fr-robert-jalbert-kenya

Maryknoll se preocupa por el testimonio de nuestros valores católicos en formas que apoyan la dignidad de todo tipo de vida.

La prueba moral de cualquier sociedad es la forma en la que trata a sus seres más vulnerables… los enfermos, los pobres, los ancianos y los discapacitados, y las personas que sólo están abajo por las circunstancias.

La Iglesia Católica cree en el evangelio social de la generosidad y la compasión. Eso es debido a que Jesús nos enseñó que cada ser humano es digno de respeto y redención… no importa quién sea.

Sea parte de esta revolución para cambiar el mundo:

  • Apoyando a Maryknoll en nuestra labor de defensoría en todo el mundo
  • Convertiéndose en un emisario vocal de los valores sociales católicos en su parroquia y comunidad
  • Hablando acerca de la justicia social

Ayúdenos a ser testigos de la compasión de Nuestro Señor con el ejemplo para que la Iglesia Católica sea siempre un faro de esperanza para los pobres y oprimidos.

El Padre Robert McCahill, M.M., lleva a un enfermo a un hospital en Bangladesh.

Felices los que tienen alma de pobres,
porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.

Felices los afligidos,
porque serán consolados.

Felices los pacientes,
porque recibirán la tierra en herencia.

Felices los que tienen hambre y sed de justicia,
porque serán saciados.

Felices los misericordiosos,
porque obtendrán misericordia.

Felices los que tienen el corazón puro,
porque verán a Dios.

Felices los que trabajan por la paz,
porque serán llamados hijos de Dios.

Felices los que son perseguidos por practicar la justicia,
porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.

Mateo 5: 3-10

El Hermano Martin Shea, M.M., se une en oración con el pueblo de Guatemala.

ÚNASE A NOSOTROS y con su regalo a Maryknoll, podemos ser testigos del amor de Cristo y ser defensores de los valores sociales católicos y de la justicia económica, especialmente en el mundo en desarrollo.